El trayecto y sus matices

El tema de Dem trata de imaginar encontrarse con alguien que tenga cierta trascendencia. Yo me he inclinado por alguien que conocí allá por los noventas y, aunque su nombre no aparece en algún listado famoso, es, fue y será de gran importancia para todas las mujeres que en su momento la conocimos.


Jueves 20 de Febrero de 2020. siendo las siete y treinta de la mañana, llegué al punto de reunión media hora antes, tenía tiempo sobrado para todo, hasta para aburrirme. Quise llegar antes para no tardar tanto en ser atendida, al parecer todos pensamos igual, así que ... la fila se vislumbraba larga y tediosa.

Había delante alrededor de cincuenta personas, pregunté un poco abrumada, " es fila para autorización ", la mujer que estaba de espalda se da la vuelta y me pregunta:
— ¿ Te acuerdas de mí ?
— ¡ Por supuesto !, ¿ cómo olvidarte ?
[No dije su nombre, sabía que era algo celestial pero, de momento no lo recordaba, tenía cerca de dieciocho y ella treinta y siete ... habían pasado más de veinte años, aún así nos reconocimos ].

Sonreímos un poco, después un largo silencio que nos hizo aparentar centrarnos en los respectivos celulares, cómo haces para recobrar una amistad perdida, pensé.
Una hora después seguíamos en la fila, sentadas una al lado de la otra empezó la charla, me dio su número, saqué el celular, contactos, agregar.

— ¿ Milagros ?, pregunté apenada
— ¡ Ángeles !
— ¡ Cierto !, andaba cerca
[ Y sonreímos ]

Ángeles es una mujer rondando los sesenta, es Ingeniero Mecánico Industrial, mujer de carácter firme, decidida, emprededora ... feminista. Sacó una carrera que en esos tiempos estaba invadida por los hombres, la más alta de su generación y las venideras, por muchos años. Fue contratada en la industria más grande del país que tenía su asentamiento en la ciudad y tuvo a su cargo cerca de mil mujeres cíclicamente. A sus cuarenta años abrió su propia industria apoyando mujeres, pero sin desamparar a los hombres

La observaba allí, sentada a mi lado, la vi desmejorada, la sentí agotada, pero conservaba la viveza en su mirada, me contó lo duro de su trayecto desde el nacimiento de su hijo enfermo, al mismo  tiempo, la satisfacción de mantenerlo salvo habiendo nulas posibilidades de vida, el cómo una enfermedad merma no solo el capital, también el estado anímico, me dijo de cómo renuncio a su carrera, a sus proyectos de vida y la satisfacción que le da ver a su hijo sano gracias a su dedicación y esfuerzo.

Antes de despedirnos, me dijo:
" A veces suceden cosas que te descolocan ... piensas que ya no eres, que poco a poco te vas disolviendo a ti mismo, pero luego vuelves a pensar en los años de tu vida, los cambios bruscos que tuviste que dar por voluntad y sonríes, la vida es vida y hay que meterse de lleno en ella y como venga ".

15 comentarios:

  1. Hola amiga que texto mas emotivo y enternecedor nos has dejado ..la vida a veces nos devuelve un poco de esos recuerdos que añoramos tanto ..Besos con cariño.

    ResponderEliminar
  2. Una vida siempre dedicada y con sentido. Supo cambiar para dedicarla a algo tan trascendente como ver sano a su hijo, sin importarle todo lo que ello podría llevar consigo.
    Buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es claro que se trata de alguien que ha tenido cierta trascendencia, muy bien contado.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. as personas se cruzan en nuestra vida por algo. Algunas de ellas son una lección de vida que perdura hasta en el olvido inconsciente.
    Un emotivo relato, MV :-)
    Un beso enorme y que sigas hallando personas así.

    ResponderEliminar
  5. Hola, cuando menos lo esperamos viene ese encuentro que nos alivia la vida.Cuando se trata de un hijo se hace lo imposible sin importar las consecuencia.
    Un texto muy emotivo que me ha llegado a el alma.
    Feliz tarde de jueves.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Esos. Son los verdaderos ángeles y todxs nos los vamos encontrando en nuestro camino para hacérnoslo más fácil
    Gracias por corroborar mi creencia de que en la ida hay que meterse a saco, sea real o ficticio tu relato.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Las vidas toman diversos rumbos, muchas veces nos encontramos con una amistad cercana de la infancia y nos damos cuenta de que todo puede ser un momento o un cruce de caminos en el viaje de la vida.

    Besos dulces para ti.

    ResponderEliminar
  8. No la ubico pero por lo que dices merece respeto y trascendencia. Buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cada uno tomamos nuestro rumbo, y es bonito cruzarse en el camino de la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Dejarlo todo por un hijo te hace grande, te hace importante, demuestra que sabe lo que son los valores. Muy bien descrito y narrado. No reconozco al personaje pero podrían ser muchas mujeres. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Un encuentro estupendo, de aprendizaje, de una excelente mujer y mejor madre. Hay mujeres que dejan al lado su carrera, voluntariamente, aun siendo brillantes, para ganar destino marcado para un hijo. Son heroínas. Aunque no salgan en los cómics.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. muy lindo el resaltar a alguien que hizo algo por los demás. Y con la música de Lana del Rey de fondo se hace mas trascendente el relato incluso. Besos !

    ResponderEliminar
  13. Un hijo es para siempre, pero la infancia dura tan poco! Es lo que suelo contestar cuando me piden que me defina sobre maternidad y trabajo. Imaginate si ese hijo tiene problemas de salud. Por muy importante que sea el trabajo me quedo con mi hijo. Muy bien escrito, besos.

    ResponderEliminar
  14. Tu relato emociona... todos aquellos que pasan por nuestras vidas, nos dejan huella; siempre algo nos dejan y algo de nosotros se llevan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Sensibilidad, es me llega. Los encuentros tras pasado un prolongado tiempo, el retorno a levantar ciertos recuerdos...
    Felicitaciones, preciosa aportación.

    Besos, Ricardo.

    ResponderEliminar