Amteda, vientos de cambio


La madre se tomaba muy en serio el periodo posterior al alumbramiento, para ella el descanso era obligatorio y solo se separaba de la cama para lo más indispensable, ducha, comida y cubrir alguna de sus necesidades.

El nacimiento de su última hija llegó en un mes disparatado, Febrero y sus días locos, vientos fuertes, mucho polvo y demás inconvenientes. Como era de esperarse, llevar al pequeño al registro era cosa de los padres.

- Recuérdalo, la niña se llamará Maluteda, ¡NO LO OLVIDES!.

El padre se dirigió al Registro con el pequeño bulto entre sus brazos, al llegar a él, un halo de luz se posó delante de una mujer misteriosa, sus cabellos rubios y belleza única lo dejaron deslumbrado, ella se acercó a él con movimientos armónicos, su voz parecía la melodía de los ángeles.

- Buenas tardes, mi nombre es Amgoda, ¿en qué puedo servirle?.
- Noo, nnada, pasaba por aquí.
- ¿Viene a registrar a su niño?
-¡Ahhhh!, si, si, es niña.
¡Bien!, ¿y qué nombre quiere ponerle?.

El padre tenía la mente en blanco y el corazón acelerado y solo recordó el de la mujer que lo había deslumbrado.
Amteda!, (atinó a decir), se llamará, Amteda.
La mujer sonrió al darse cuenta que la niña llevaría su nombre.

De regreso a casa, la madre casi pone el grito en el cielo cuando se da cuenta del "inconveniente".
- ¿Por qué le pusiste ese nombre tan extraño?.
. ¡Verás!, si la niña es fea cuando crezca, que por lo menos tenga un nombre bonito.
La madre razonó por un momento y dijo, sí, tienes razón.

Tiempo después, La madre se encontró de frente con la última conquista de su marido, una mujer pasada en kilos, facciones gruesas, morena y de cabello rubio y grifo, su voz carraspeó cuando al pasar las saludó y esbozó una sonrisilla nerviosa, la amiga que acompañaba a la madre se apresuró a decir. ¡Ella es Amgoda, trabaja en el Registro! y para picarla más le comentó, ¡se llama como tu hija!.

En ese momento se terminaron los privilegios de mi padre y empezó con mi madre el matriarcado.


La semana de relatos viene de manos de Magade, en La Trastienda del Pecado, con el tema, ¿Cuál es tu nombre oculto? (se trata de tomar las dos letras del nombre y ambos apellídos y formar el nombre propio)

22 comentarios:

  1. Y la niña creció, fue al registro y se cambió el nombre a Petronila.

    Cuando le preguntaron el por qué contesto: Estoy hasta el "moño" del matriarcado y de las tonterías de mi padre ni te hablo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja pobrecillo, la va tener dificil hasta el fin de sus días.

    Divertidi tu relato con ese toque de humor y realismo, porque hsy cada historia en las Notarías, con los registros de recién nacidos que ni te cuento.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nombres curiosos y algunos muy extensos, hay de todo.
      Abrazos, Myriam

      Eliminar
  3. Al final todo se pone en orden.
    Por cierto, hay un pequeño despiste con el nombre, o es lo mismo Amgoda que Amteda ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas con nombre de continente y distintos apellídos ;)
      Besos, Alfred

      Eliminar
  4. Un relato al menos curioso , de todos modos pq será que los padres no se enteran de los nombres que quieren ponerles a sus hijos .. y eso que ellos no están de cuarentena ajjaja .
    Un abrazo muy fuerte guapa ..felices sueños.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó el final, y los nombres con los que has jugado, todos los tres sumamente extraños. Y podría ser real , Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Yo no sé si el nombre original era mejor, de cualquier modo la historia no deja bien parados a los hombres que siempre quedamos como los distraídos y que nos deslumbramos por cualquiera. Espero que la niña haya quedado feliz con su nombre al menos ;)

    Besos dulces y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Mujer virtual, es final me ha gustado, seguro que le gusto el nombre a la niña...Un relato extraño, pero que me ha encantado
    Feliz sábado
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  8. Despistes de padre recién estrenado. Pero vaya con cambiar los nombres, qué poca gracia tiene . No por tu texto, sino le hecho en sí

    Muy bueno. Un abraso y feliz sábado

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, el hombre puesto en un pedestal...el relato que no deja de serlo, está muy bien construido, te embulle en él desde el inicio al final.

    Me ha gustado...Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. jajajaj buen relato...
    a mi me pusieron Laura... por la serie de "la casa de la pradera"...
    Lo decidió mi hermano...
    Tengo que agradecer que le diera por esa serie y no por "oliver y benji" o "mazinger z"... jajaja por que si no...no se que seria de mi. :)
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es un relato un tanto extraño pero me han gustado los nombres y ese final que le has dado con ese toque... y es la cruda realidad que muchos hombres hacen a la hora de ir al registro a registrar a sus hijos...
    Me ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
  12. Vaya excusa fue a buscar… Aunque a ella parece que la convenció, al final resultó todo lo contrario, además de revelador… 😏

    Muy bueno, querida amiga.
    Abrazo grande, y feliz finde 💙

    ResponderEliminar
  13. Amteda, Amgoda, lo cierto es que el padre perdió los saberes y claudicó ante la belleza.
    Sin pensar que con el tiempo las arrugas y los quilos no perdonan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Buen relato, aunque despierta incógnitas. Lo esencial que no deja a uno indiferente, el padre metió tela la pata. Como decimos por aquí; "se pasó tres pueblos".


    Besos, Ricardo.

    ResponderEliminar
  15. Las mujeres tienen ensalmo, como esta del cuento,que paradójicamente, llegó a ser la amante. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  16. /*Mil perdones por no venir el día que tuve que ir. Ando con muchas cosas y no pude atender como debería. Espero poder estar al tato en breve pero a pesar de la tardanza, quería pasar a dejarte mi saludo y mi gratitud por estar siempre. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Un texto realamente hermoso, me ha encantado, una entrada preciosa, saludos y un gran abrazo.

    ResponderEliminar