Amteda, vientos de cambio


La madre se tomaba muy en serio el periodo posterior al alumbramiento, para ella el descanso era obligatorio y solo se separaba de la cama para lo más indispensable, ducha, comida y cubrir alguna de sus necesidades.

El nacimiento de su última hija llegó en un mes disparatado, Febrero y sus días locos, vientos fuertes, mucho polvo y demás inconvenientes. Como era de esperarse, llevar al pequeño al registro era cosa de los padres.

- Recuérdalo, la niña se llamará Maluteda, ¡NO LO OLVIDES!.

El padre se dirigió al Registro con el pequeño bulto entre sus brazos, al llegar a él, un halo de luz se posó delante de una mujer misteriosa, sus cabellos rubios y belleza única lo dejaron deslumbrado, ella se acercó a él con movimientos armónicos, su voz parecía la melodía de los ángeles.

- Buenas tardes, mi nombre es Amgoda, ¿en qué puedo servirle?.
- Noo, nnada, pasaba por aquí.
- ¿Viene a registrar a su niño?
-¡Ahhhh!, si, si, es niña.
¡Bien!, ¿y qué nombre quiere ponerle?.

El padre tenía la mente en blanco y el corazón acelerado y solo recordó el de la mujer que lo había deslumbrado.
Amteda!, (atinó a decir), se llamará, Amteda.
La mujer sonrió al darse cuenta que la niña llevaría su nombre.

De regreso a casa, la madre casi pone el grito en el cielo cuando se da cuenta del "inconveniente".
- ¿Por qué le pusiste ese nombre tan extraño?.
. ¡Verás!, si la niña es fea cuando crezca, que por lo menos tenga un nombre bonito.
La madre razonó por un momento y dijo, sí, tienes razón.

Tiempo después, La madre se encontró de frente con la última conquista de su marido, una mujer pasada en kilos, facciones gruesas, morena y de cabello rubio y grifo, su voz carraspeó cuando al pasar las saludó y esbozó una sonrisilla nerviosa, la amiga que acompañaba a la madre se apresuró a decir. ¡Ella es Amgoda, trabaja en el Registro! y para picarla más le comentó, ¡se llama como tu hija!.

En ese momento se terminaron los privilegios de mi padre y empezó con mi madre el matriarcado.


La semana de relatos viene de manos de Magade, en La Trastienda del Pecado, con el tema, ¿Cuál es tu nombre oculto? (se trata de tomar las dos letras del nombre y ambos apellídos y formar el nombre propio)

Como brisa


Si tu vinieras como brisa cerril traspasando mi ventana, me encontrarías tendida sobre las sombras y sentirías por encima de mi cuerpo, las tinieblas que descienden lentamente de una herida infinita.

Sabrías del dolor que anidó en el pecho. Sabrías que, en esta inmensidad te descubro cada noche y te vuelvo parte de todo. 

Y no dudarías ... al sorprenderme desnudando mis emociones, volver sobre tus pasos y despejar esa melancólica permanente que me aprisiona el alma cuando intento recordar ... el por qué de tu partida.


Jueves de Relatos en casa de Pepe, con el tema, Despiste

Te reto a a dibujar: Inspiraciones

Roxana B. Rodriguez nos deja el segundo desafío de Te reto a dibujar. "Inspiración"

Esta vez, la consigna será un poquito más compleja, o bien, va a depender mucho de ustedes. Les he hecho una selección de frases y la idea es que elijan la que más los inspire, les llegue, los haga sentir algo y lo dibujen. 

Pueden usar la técnica que quieran/se sientan más cómodos. No hay límites para el estilo, que si quieren dibujar algo abstracto, cubista, etc., es válido. No olviden citar en su entrada el link de la actividad y la frase que los inspiró: 

No se brilla sin oscuridad. 
De los mejores momentos no hay fotos:No hubo tiempo de tomarlas.
Porque, sin buscarte, te ando encontrando, por todos lados. Principalmente, cuando cierro los ojos. (Julio Cortázar)
Un abrazo es un poema escrito en la piel".


Porque, sin buscarte, te ando encontrando por todos lados. Principalmente cuando cierro los ojos. 
(Julio Cortázar). 

El Historietista
Tengo cierta fascinación por El Historietista, personaje de Dem, su amor incondicional por Duality y dejarla ser, él, siempre detrás y siempre delante, observando todo, moviendo piezas y dibujando historias.

Y para hacer un poco más interesante el reto, les dejo un par de preguntitas que pueden responder en la entrada del dibujo:

¿Alguna vez te inspiraste a dibujar de esta manera? ¿Te gustó o no?

No, no sé dibujar, he tomado algunas clases privadas, primero en YouTube y después con un amigo, que me guía, me orienta e intenta "educar" en la medida de lo posible a mi lápiz rebelde, pero no va más allá de eso.
Es un reto tratar de inspirarse de una frase, a mí lo que me instó a hacerlo fue que relacioné la frase seleccionada con un personaje conocido de un bloggero amigo y ayudada por supuesto de algunas imágenes de internet.

¿Cuáles son tus fuentes habituales de inspiración?
Me gusta el dominio, lo oscuro, pero no he logrado dibujar algo medianamente decente, eso y en general alguno de los personajes de Dem.

Alfarero de la noche

Mi cuerpo extendido descansa libre sobre el horizonte dormido y mientras lo hace, estremezco al percibir tu aliento.


Sé mi cómplice en este transitar incierto y misterioso que es la noche, sé la luz que ilumine mi camino y déjame habitar el calor de tu mirada, mientras me moldeas a tu gusto, como arcilla que se deja dar forma complacida. 

Hoy me despojo de prejuicios y te entrego mi mente, como si fuera un lienzo blanco, para que juegues con tus propias reglas que yo estaré ahí para seguirlas satisfecha, sabiendo que están hechas para mí y a mi medida. 

Escribe palabras transparentes, tan transparentes como el silencio de una lengua atravesando la boca. 

Dibuja la noche y deja que derrame sus lágrimas sobre mi pecho, deja que atraviesen el cuerpo, la mente y el alma, deja que me empapen de tus misterios y quizás, logre desentrañar de tu mente, tus deseos más perversos. 

Estampa dudas en mi boca y te las devolveré en besos que te quiten el aliento. 
Descansa mi cuerpo extendido sobre el horizonte, la mirada se abandona en el contorno de tus ojos, penetra despacio busca hasta encontrar tus pensamientos, percibo tus deseos, tu piel exquisita, porque llevas impreso, el éxtasis del cielo nocturno. 

Y así, perdidos en tu mente, permíteme hundirte con mis dedos para que tu nombre se derrame como obsesión constante desde mi vientre y el mío se impregne en tu memoria y se quede ahí, como mi mayor desafío.


Pecado y Penitencia


Señor ... 
Con la brisa llega el rumor que liberan tus pasos a distancia, congestionando las paredes de la habitación e introduciéndose, cada vez más hondo ... en mi boca ... en los poros de mi piel. 

Me succiona, me eleva y desciende, tensando el interior de todo mi cuerpo. 
El trémulo temblor que se gesta en mi vientre cuando la impaciencia me abofetea al pensarte, es suficiente para desquiciarme. 

Escucho la desbandada que retumba... la que me desboca frenéticamente por tenerte y, provoca el íntimo deseo y la humedad que me turba. 

Señor ... 
Tengo hambre y sed de ti. 
Me siento morir cuando no me nutres de tu aliento. 

La excitación reina en mi pecho... 
Mis manos se vuelven autónomas, y golosas, me toman en estampida por el ansia de mi epicentro, concluyendo en el plano exacto donde se fraguan tus latidos a los míos. 

Abrigo entre mis muslos mojados el abismo de mi sexo. 
Mis dedos cobran vida en el cosmos enardecido de mi mente... y se hunden atravesando mis pétalos abiertos, multiplicando estrellas por infinitas convulsiones. 

Señor ...
 Aún no llegas y ya te siento conmigo ... 

Te has convertido en arteria por la cual mi sangre transita, 
esqueleto que sostiene mi cuerpo, 
espejo de luz que mi penumbra ilumina. 

Somos mitad cielo y mitad averno 
pecado y penitencia. 

Señor ...
Apiádate de mí... Te necesito.

Relato que forma parte de la propuesta "De revista (Pulp Art)" desde el blog "Paraíso de Letras" y "Lovely Bloggers", de Ginebra Blonde.
Gracias, Gin