Tan dentro

Yarek Godfrey 

Tan dentro de mí ... Tan dentro 
        torrente de manantial cuya pasión inunda mi cuerpo 
        mi mente sucumbe a tu ser ... candente 
        me quiebro en tu faz, tus dedos me encienden. 

Me agitas, me calmas
        sonríes devorando mi vientre
        mientras ruge mi piel ... ardiente
        ensueño sexual de tu lengua, que en mi ombligo se pierde. 

Penetras, invades, te hundes
        sueltas y amarras
        te clavas entero
        mis entrañas funden tu espada de acero.

Desbordas mis ríos
       sacudes mis miedos 
       en tu brava mirada me recreo
        y en tu salvaje facer me aposento.

Tan dentro de mi ... Tan dentro 
        descerrajando el misterio de los misterios
        con tu experiencia, acerca de mi sexo.


Más relatos, con Max Estrella
Temática: Escribir sobre la canción, las imágenes que aparecen en el video o la vida de la pareja, me decanto por la canción.

Detalles

Lo más valioso de los días es sin duda vivirlos lo mejor posible, como dice alguien que adoro. "Vive, pero vive bien".
Y dentro de los matices de la vida está lo importante e imprescindible de una gran amistad.

Hoy, al abrir la cuenta he recibido dos presentes maravillosos de dos amigos que guardo en mi corazón.
Gracias, Dulce

Gracias Ginebra
Gran detalle de dos Seres especiales.
Nuevamente gracias

Vives en mí

Pintura al oleo de, Serge Marshennikov

Es de noche... la luna aclara el camino que se abre en mi horizonte, desde mi ventana la observo, indecisa, mi mente transgrede mis sentimientos.

Mi corazón es un laberinto de canales que supuran gotas de nostalgia, en mis recuerdos, tu mano recorre por mi hombro haciendo a un lado mi cabello, acercas tus labios al lóbulo derecho y me susurras verbos que hacen vibrar a mi cuerpo.

¿Qué poder tienes sobre mí que logras que mi cuerpo reaccione con solo pensarte?.

Cierro los ojos y de mi mente brota tu silueta, envuelto en una cálida brisa que cubre mi cuerpo, llevándolo hacía nuestro lecho donde te acuestas a mi lado.
La almohada forma un hueco al sentir tu peso, tu mano acaricia mi mejilla y me llenas de ti con solo mirarte.

Llevas la misma imagen de antaño, la misma sonrisa de labios perfectos, mirada traviesa y seductora, la misma esencia, el mismo calor de tu cuerpo y la misma dulzura de tus besos.
Nada ha cambiado, solo ha envejecido la nostalgia que no se apaga, al contrario, siempre aumenta.

Tu cuerpo poco a poco se diluye en el horizonte y mi sonrisa se pierde cuando voy cayendo en un profundo sueño... y dentro de mi sueño ... aún te siento.

Una mirada


Abrigos, bufandas, guantes y todo lo que haga falta para mantener la temperatura del cuerpo en esta cruda noche de invierno.. Es un festejo concentrado en un círculo pequeño, su familiar, amigos cercanos y yo.

Apenas se alcanzan a llenar tres mesas, afortunadamente están separadas entre sí y mejor aún, me han colocado de frente a la mejor de las vistas ... su espalda.

Conforme avanza la noche, él continúa siendo un sujeto extraño, pero cada vez que hace un movimiento lo hace de forma interesante.

Se mueve lento, parece un poema en vuelo sutil, envuelto en un halo de luz y calor que me arrastra con él, de aquí para allá.


La noche transcurre con placidez, él se  coloca de frente, me mira, sonríe ... con una sonrisa que intenta mostrarlo feliz. Algo me hace intuirlo ... saberlo ... vivirlo.

La escasa luz se vuelve cómplice, él me observa, me muestra sus grietas, sus recovecos, su piel basta en experiencia, sus huesos, su voz suspendida en su abismo, refleja abandono y arrastra el vacío.

Así es el misterio de la vida, a veces te cruza con alguien que abrasa tu existencia, que se le derrama extasiada.

Un suspiro ahogado atraviesa las bocas ansiosas, en esta centésima de segundo me dejo caer en un abismo de placer infinito y todo se confunde y todo cobra sentido.

Con una mirada dice mis días eternos, aquellos que después de conocerlo, se terminan y se marchan.


La noche está llegando a su fin, me despido de todos. A él lo dejo al final, cuando me acerco, al igual que la mía, su mirada se enciende, un roce y las mejillas arden, permanecen unidas, calientes, como si fueran de lava, su mujer se muestra indiferente, pero mis valores me pierden.
Y después de eso, continúo mi marcha solitaria ... 

Porque una mirada penetra, devora, derrite todo en nuestro interior y nada importa, solo ese momento en que hacemos conexión ... un instante

... Aún tenemos un adiós interminable y un beso de regreso.


Esta semana, Los Relatos son conducidos por Pepe, desde su blog; Desgranando Momentos, el tema es La Fuerza Del Amor en cualquiera de sus expresiones.

Perpetuo

Por un instante
el presente se hizo ausencia 
y caminé en retroceso.

Lentamente me sumergí 
en la inmensidad 
de tu recuerdo
... constante 
... perpetuo.

Aspiré profundamente
acaricié tu corazón 
y encontré en él
el motivo para abrir mis alas 
y volar hacia el pasado.

Y nuevamente me llené de luz
... de sangre
... de vida
... de mi 
... me llené de Ti.

Comentario que fue hecho en el blog de mi querido amigo, Agapxis